Cena para dos

junio 2, 2009

“Maldigo tus manos
que al despertar mi cuerpo
me mal acostumbraron
haciendo de el sin ellas
a pesar del tiempo
y mis ganas
carne despierta
pero congelada.”

Y que tu ego
No se siente a
esta mesa
que hoy
es la verdad
que me acompaña
en esta cena
ya que el merito
poco tiene que ver
con  tu habilidad
por que hoy descubro
que este sin duda radicaba
en mi propia
necesidad
de entregarme
por entera
aunque sea una vez mas.


Me sobran dedos de una mano para contar
los orgasmos que he tenido sin contar
con la mano que hoy los cuenta.

Anuncios

5 Responses to “Cena para dos”

  1. Lena Says:

    oh

    los tres versos finales….

    chacún!

    qué buenos!

    me imaginé jajajaja diciendo eso a alguien de mi pasado remoto…se lo merecía…jajaja

    chapeau!

  2. oiril Says:

    Sin duda suena bien aunque el contexto cambia el sentido y le resta merito a la ironía… hablo de toda una vida y murallas que solo he saltado por o con poquísimas personas…
    (que mala costumbre la mía jajaja, para desnudarme mas a esta altura tendría que arrancarme la piel pero ¿sabes que? Me importa un comino!!!!)

  3. Javier Says:

    ……….me encantan tus versos, sabés, son de antología.
    Y es verdad, más desnuda imposible… pero te queda bien…
    Un Beso

  4. torosalvaje Says:

    Al leer el final el propietario del ego no debe estar muy satisfecho.

    Besos.


  5. Cuanto empieza la cuenta atrás de los orgasmos, mejor despedirse y apagar la luz…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s